Salta !

Para crear un vídeo time-lapse basta con alterar la velocidad a la que vemos pasar normalmente cualquier acontecimiento.Captando imágenes a intervalos de tiempo creamos un efecto acelerado que nos permite apreciar detalles que a simple vista pasan desapercibidos.

Algo parecido sucede cuando utilizamos una cámara que nos permite capturar más imágenes de las que es capaz de percibir el ojo humano, y luego reproducimos esas imágenes a la velocidad “normal” de 25 fotogramas cada segundo. La técnica de “cámara lenta” o “slow motion” nos permite apreciar multitud de detalles que normalmente pasan inadvertidos ante nosotros.

“FLOW” es el título de este vídeo grabado a 60 imágenes por segundo con la cámara Sony EX-1, que nos permiten ver con todo detalle las acrobacias de un grupo de gimnastas.